La granada es una fruta muy rica en minerales y vitaminas, lo que la convierte en imprescindible para nuestro organismo. Si la ingerimos logramos:

  • Reforzar el sistema inmunitario
  • Prevenir el colesterol
  • Prevenir infartos
  • Mejorar la actividad cerebral

Y si es bueno para nuestro organismo, también lo es para nuestra piel. La granada es una excelente fuente de taninos, aminoácidos, vitaminas (A, C, E) y minerales.

Lo que la convierte en la fruta estrella del otoño para combatir el estrés oxidativo. Sus beneficios son múltiples:

  • Previene el envejecimiento prematuro de la piel
  • Disminuye el tamaño de los poros por su poder astringente
  • Gran poder regenerante de la piel
  • Aporta luminosidad de manera natural

CÓMO UTILIZARLA

Una de las maneras más sencillas de beneficiarnos de todas sus propiedades es licuando sus granos. Pero si además lo mezclamos con una arcilla, podemos prepararnos una excelente mascarilla facial rejuvenecedora en menos de 2 minutos.