Los aceites esenciales son literalmente el alma de las plantas. Si son de buena calidad, en ellos se conservan toda la información de la planta y por supuesto todas sus propiedades terapéuticas y su aroma.
 
Son muy especiales no solo por su aroma, sino por la sensación que nos produce al olerlos. Por eso debes siempre elegir aceites esenciales quimiotipados, es decir, que gracias a su grado de calidad y pureza, haya sido posible su clasificación química, biológica y botánica. El quimiotipo no es más que la molécula aromática que tiene mayor presencia en un aceite esencial.
 
La cura con aceites esenciales es la terapia natural más antigua del mundo. Ha existido desde siempre, desde que existen las plantas, pues desde el principio de los principios se han utilizado como condimentos, medicamentos y en distintos rituales ?.
 
La estructura de un aceite esencial es compleja, y no posee una única utilidad terapéutica sino varias. Además pueden combinarse varios hasta personalizar al 100% según tus preferencias.
 
PROPIEDADES
 
Debido a su compleja composición, todos los aceites esenciales son, en mayor o menor medida:
 
  • Antibióticos
  • Regeneradores celulares
  • Antisépticos
  • Inmunoestimuladores
  • Antivíricos
  • Antiinflamatorios
  • Mejoran la circulación sanguínea y linfática
  • Equilibran las emociones
 
PRECAUCIONES
 
⛔️ No se recomienda el uso de aceites esenciales durante los tres primeros meses de embarazo, excepto bajo supervisión de un especialista.
 
⛔️ Tampoco se recomienda su uso en menores de 3 meses, salvo supervisión.
 
⛔️ No dejar los aceites esenciales al alcance de los niños.
Deben conservarse a temperatura ambiente, entre 5º y 35.
 
⛔️ Los aceites esenciales nunca deben entrar en contacto con los ojos, la nariz, los oídos o las zonas genitales.
 
⚠️ Los aceites esenciales son volátiles. Cierra bien el frasco para evitar la evaporación de sus principios activos.
 
⚠️ En buenas condiciones, se conservan 5 años, menos lo cítricos, que se conservan 3 años.
 
⚠️ Las personas alérgicas deben probar primero en una zona poco visible del cuerpo si se presenta alguna reacción, y esperar 24 horas antes de decidir utilizar el aceite esencial.