Cuando hacemos un cambio hacia un estilo de vida más saludable tendemos a renunciar de los productos sintéticos y optar por los que nos ofrece naturaleza, y por lo norma general éste criterio de selección funciona, pero no siempre.
 
El bórax también conocido como ácido bórico, borato de sodio, tetraborato sódico o tetraborato disódico, se origina de forma natural en los depósitos producidos por la evaporación continua de los lagos estacionarios, pero que se encuentre de forma natural en la naturaleza no nos asegura que un producto sea seguro. Muchas personas me dicen que lo utilizan para conservar sus cremas o para limpiar su hogar y siempre les digo que dejen de utilizarlo de inmediato. Hoy quiero compartir con todos vosotros todos los motivos:
 
1. En la escala proporcionada por Environmental Working Group – organización sin fines de lucro y no partidista dedicada a proteger la salud humana y el medio ambiente- el BÓRAX está clasificado en el rango más peligroso para la salud y el medio ambiente.
 
2. Su uso está relacionado con problemas respiratorios o incluso asma.
 
3. Causa alergias e irritación en la piel.
 
4. Influye MUY negativamente en el sistema reproductor. En la mujer, puede disminuir la fertilidad. En los hombres, riesgo de disminución de espermatozoides y de líbido. Completamente desaconsejado para mujeres enbarazadas por riesgo de alcance a la placenta.
 
5. Es capaz de atravesar las capas más profundas de la piel y penetrar en nuestro organismo. A pesar de ésto, algunas cremas para el culito de los bebés continúan teniendo bórax. El motivo es que es un excelente pesticida y destruye a su paso hongos y bacterias, pero de una forma demasiado agresiva.
 
6. Puede provocar síntomas como vómitos, irritación ocular, náuseas, erupción cutánea, irritación oral y efectos respiratorios. Los niños pequeños son más propensos en el caso de que ingieran o inhalen accidentalmente el bórax pueda permanecer en el hogar, por haber limpiado con él.
 
Dejar de utilizar bórax, ni mucho menos es sinónimo de tener que volver a utilizar los detergentes tóxicos convencionales. Para la limpieza ecológica del hogar puedes utilizar vinagre, bicarbonato de sodio, o aceites esenciales, que bien utilizados son una alternativa ideal para mantener tu hogar limpio y libre de tóxicos.