Las pieles que tienen rosácea, son pieles muy irrtiadas que se enrojecen enseguida, y que son extremadamente sensibles.

Para ellas, podemos aplicar esta mascarilla cuyo principal componente es la arcilla rosa, que ayudará a calmar las pieles sensibles y las dejará con un tacto sedoso muy agradable.

Por sus componentes, esta mascarilla también irá fenomenal para pieles sensibles, muy secas o que tienden a agrietarse.

INGREDIENTES:

  • 2 cucharadas de arcilla rosa
  • 2 cucharadas de aceite de jojoba
  • 1/2 cucharadita de manteca de karité

PROCEDIMIENTO:

  1. En un recipiente, mezclamos la arcilla rosa con el aceite de jojoba.
  2. En otro recipiente, ponemos al baño maría la manteca de karite.
  3. Una vez esté derretida la manteca, la añadimos a la mezcla de arcilla y aceite y removemos bien.

MODO DE EMPLEO:

  1. Limpiar bien el rostro previamente.
  2. Colocar la mascarilla, evitando el contorno de los ojos.
  3. Dejarla actuar 15 minutos y aclarar con agua.