La Manzanilla es reconocida históricamente por sus propiedades medicinales y cosméticas. Se reconoce fácilmente por sus pétalos blancos, su centro amarillo y sus hojas espigadas, y sobre todo por su aroma.

Tiene propiedades antiinflamatorias, regenerantes y antipruriginosas. Se puede utilizar su infusión a modo de tónico para tratar pieles sensibles, irritadas o maltratadas; y también para limpiar los ojos, o para tratar problemas bucodentales.

Además esta infusión se puede aplicar como tónico sobre cabellos rubios, que se verán altamente beneficiados por sus propiedades.

Cápsula de la serie de mini vídeos “Las Plantas de la Cosmética Natural”, grabado para Canal Decasa.