El Espino Blanco es un arbusto que solemos encontrar en fincas, ya que su suele usar como barrera para que no pase el ganado.
Lo identificamos porque en sus ramas tiene espinas, sus pequeñas flores tienen cinco pétalos blancos y muchos estambres, y sus hojas nos recuerdan a las del perejil, con una forma lobulada.

Podemos beneficiarnos de sus propiedades:

  • Con una infusión de sus flores, para calmar la piel sensible o irritada.
  • Con una maceración en alcohol, para curar acné o mejorar la piel grasa.

Cápsula de la serie de mini vídeos “Las Plantas de la Cosmética Natural”, grabado para Canal Decasa.