¿Tienes las piernas casadas? ¿Se te hinchan y sientes molestias?
¡Pues mira este vídeo!

Para las piernas cansadas, es tan fácil como poner en un bol con agua fresquita, un puñadito de sales de epson o de cloruro de magnesio, y unas rodajitas de limón y de pepino. Metemos los pies durante 10 o 15 minutos, y ¡alivio inmediato!