La Malva es una planta que podemos encontrar en cualquier sitio, y por eso se considera en ocasiones una “malahierba”.
La podemos reconocer por sus flores de cinco pétalos color malva, que tienen un dibujo que surge de la base como si fuera el esqueleto de la flor.

Es una planta que contiene muchos mucílagos, que favorecen que nuestra piel esté hidrata durante mucho más tiempo. Por ello es perfecta para pieles secas, sensibles o lastimadas.
También favorece la producción de colágeno, así que se convierte en una planta básica para las pieles maduras.

Para poder beneficiarnos de esta planta, se puede hacer una infusión en agua fría de sus flores. El agua obtenida la podremos utilizar directamente como un tónico facial o como fase acuosa en cualquiera de nuestras preparaciones de cosmética natural.

Cápsula de la serie de mini vídeos “Las Plantas de la Cosmética Natural”, grabado para Canal Decasa.