La Jara es un arbusto muy común en los campos mediterráneos, que podremos identificar principalmente por sus hojas y sus tallos que son muy pegajosos debido a la presencia del ládano.

Esta sustancia es la que concentra todos los principios activos de la planta. Tiene propiedades regenerantes y cicatrizantes, por lo que es perfecta para tratar pieles maduras, irritadas o sensibles.

Una manera muy sencilla de poder beneficiarnos de esta planta, es hacer una decocción de sus hojas. La infusión obtenida la podremos utilizar directamente como un tónico facial o en cualquier de nuestras preparaciones de cosmética natural.

Cápsula de la serie de mini vídeos “Las Plantas de la Cosmética Natural”, grabado para Canal Decasa.