Un colutorio natural es una opción maravillosa para reforzar la acción del cepillado y potenciar tu salud bucodental. Pero antes de nada te quiero decir que procures evitar estos dos ingredientes presentes en la mayoría de colutorios convencionales:

  1. CLORHEXIDINA: Según la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), esta sustancia puede  tintar los dientes y la lengua, alterar el sentido del gusto, descamar y resecar la mucosa oral, favorecer el depósito de cálculo gingival, producir reacciones alérgicas, reducir la flora bucal y favorecer la aparición de resistencias si se utiliza durante largos periodos de tiempo. Te invito a leer el artículo completo publicado en el diario “El mundo”: “Cuidado con abusar del colutorio”
  2. ALCOHOL: Reseca la mucosas.

Por eso te traigo una alternativa natural que no solo no tiene efectos secundarios sino que además ayuda a potenciar nuestro buen estado de salud general. Consiste en añadir en un vaso un poco de agua, -la cantidad que te vaya a entrar en la boca-, y añadir una o dos gotas de aceite esencial. Agita bien antes de introducir en la boca y realiza un enjuague durante 1-2 minutos. No aclararemos y procuraremos no comer nada hasta al menos 30 minutos después de haber realizado el enjuague. Puedes realizar este enjuague diario hasta 3 veces al día.

Ahora solo queda elegir el aceite esencial que prefieras según el estado de tu salud bucodental:

***Los aceites esenciales deben ser aptos para uso alimentario.

  • Acción blanqueante: Aceite esencial de limón. Además es antiséptico. Es ligeramente vigorizante así que si tienes problemas de sueño quizás sea mejor, que si lo vas a utilizar antes de dormir, que lo sustituyas por otro aceite esencial.
  • Extracciones quirúrgicas o colocación de implantes: Aceite esencial de siempreviva por su poder anestésico, desintoxicante y regenerante. Además es anti hematoma sin ser fluidificante sanguíneo.
  • Dolor agudo de dientes, inflamación: Aceite esencial de clavo y/o laurel. Fuerte poder anestésico, anti dolor, antimicrobial, antiviral, antimicótico, antiparasitario. Promueven el sueño.
  • Gingivitis: Aceite esencial de romero, geranio, lavanda, manzanilla, árbol de té, laurel.

Romero: Antiinflamatorio, antibacteriano. Ayuda a potenciar la concentración y la claridad mental.

Geranio: Anti inflamatorio, hemostático (previene el sangrado).

Lavanda: Antiséptico, analgésica, relajante, antiinflamatorio. Combate el insomnio.

Manzanilla: Antiinflamatorio, antibacteriano, anestésico. Combate el insomnio.

Árbol de té: Potente antibacteriano, antimicrobial, antiséptico, antiinflamatorio. Cuida dientes y encías. Promueve la limpieza y la pureza.

Halitosis: Aceite esencial de árbol de té y/o menta piperita. Nos deja el aliento fresco y duradero.

Aftas o pequeñas heridas: Aceite esencial de laurel.

Embarazadas, lactantes y niños menores de 7 años: Aceite esencial de limón y/o lavanda.

Aquí te dejo el vídeo por si prefieres que te lo cuente 🙂

Con cariño,

Victoria