¿Sabías que podemos depilarnos en casa, de una forma muy efectiva, utilizando ingredientes que ya tenemos en la cocina?

Solo vamos a necesitar azúcar blanco, limón, agua y sal. Añadimos todos los ingredientes en una olla y removemos.

Ponemos la mezcla en el fuego, a intensidad media baja, y esperamos a que comience a burbujear.

Entonces, bajamos el fuego al mínimo y removemos, sin cesar ni un segundo, durante 10-15 minutos.

Conforme vayan pasando los minutos, se irá poniendo cada vez más oscura nuestra mezcla. Cuando veamos que está muy oscura, justo antes de llegar a quemarse, retiramos del fuego y dejamos reposar.

Cuando se retiremos del fuego desaparecerán las burbujas. Podemos esperar unos minutos antes de introducir nuestra mezcla en el recipiente, pero no mucho porque poco a poco irá solidificando.

Lo dejamos reposar. Necesitamos que esté frío, pero no duro como una piedra. Una hora será suficiente. ¡Y ya estaría listo para usar! Ponemos un poquito de maicena para facilitar la adhesión de la cera, y depilamos. ¡Te dejo el vídeo para que puedas verlo con tus propios ojos!

Con amor,

Victoria.