El hipérico es una planta que crece en las zonas templadas de gran parte del mundo.
Posee un tallo largo y ramificado que puede alcanzar hasta un metro de largo; sus flores son amarillas, con 5 pétalos y florecen en verano, por lo que también suele llamarse hierba de San Juan, porque es cuando se celebra ésta festividad cuando alcanza su máximo esplendor.

Este aceite, por sus propiedades calmantes y vasodilatadoras se suele utilizar para tratar varices y hemorroides. Es altamente antiséptico y cicatrizante por lo que también sirve para tratar heridas infectadas, acné o quemaduras.
Se puede utilizar en la reparación de ungüentos, cremas caseras o directamente sobre la piel.

Solo una precaución: es fotosensibilizante. No sebe de utilizar antes de exponerse al sol.

INGREDIENTES:

  • Aceite de oliva
  • Flores de Hipérico

PROCEDIMIENTO:

  • Recolecta flores frescas de hipérico y añádelas a un tarro bien limpio.
  • Rellena con aceite de oliva virgen extra ecológico.
  • Deja macerar durante 40 días al aire libre.
  • Remueve de vez en cuando y limpia la tapa y alrededores del agua que pudiera ir desprendiendo la planta fresca.
  • Filtrar y usar.