En esto días, es normal que tengamos las manos más secas. Lavarlas a menudo y aplicar alcohol de forma frecuente puede terminar irritándolas. Está bien que tomemos todas las medidas oportunas para evitar el contagio, solo que después tenemos que aplicar una buena crema nutritiva, si no queremos que nuestra piel se termine resintiendo.

Para hacer esta receta vamos a utilizar: aceite, cera de abejas y agua previamente hervida. En cuanto al aceite, mi favorito es el de almendras, pero dadas las circunstancias, podríamos utilizar cualquier grasa que tengamos en la cocina: aceite de oliva, de coco…

Consiste en derretir la cera de abejas junto al aceite, para después ir añadiendo poco a poco el agua caliente mientras agitamos con unas varillas de cocina. Así, conseguiremos una emulsión estable que nos hidratará ligeramente, pero sobre todo nos nutrirá y nos protegerá eficazmente la piel de agresiones externas.

La parte más delicada del procedimiento es cuando añadimos el agua a la parte grasa. Por eso te recomiendo ver el vídeo, para que puedas ver con tus propios ojos cuál es el método. Te lo dejo a continuación, justo después de la imagen con la receta completa, que como siempre te dejo por si quieres pulsar sobre ella y guardarla en tu dispositivo.

Con amor,

Victoria Moradell