El contorno de los ojos es la zona más delicada del rostro y debemos prestarla especial atención. Cuidarla desde casa es muy sencillo, solo necesitamos gel de aloe vera y aceite de ricino.

Mezclaremos a partes iguales ambos ingredientes hasta conseguir una textura homogénea. Así de fácil.

El gel de aloe vera debe ser comercial, ya que siempre incluyen alguna sustancia gelificante que provoca una ligera emulsión entre ambos componentes. Si utilizas zumo de aloe vera, obtendrás las mismas propiedades, pero debes saber que no emulsionará del mismo modo. Es decir, tendrás el zumo de aloe vera por un lado, y el aceite por otro. Si utilizas el gel directamente de la planta tienes que estar pendiente porque la caducidad del producto se reduce mucho. Ten en cuenta que los geles comerciales ya llevan un conservante, el de la planta no. En cuanto al aceite ricino, podríamos sustituirlo por cualquier aceite vegetal, pero en cuanto tengas oportunidad, si es que no lo tienes, te recomiendo que te hagas con este maravilloso aceite.

Aplicaremos nuestro gel mediante toquecitos suaves, cada noche. Si somos constantes pronto veremos resultados. ¡Te animo mucho a hacerlo! ¡Es muy sencillo y los resultados son sorprendentes! Aquí te dejo al receta por si quieres guardarla en tu móvil pinchando sobre ella. Y justo debajo, el vídeo. Deseo de corazón que te guste.

Con amor,

Victoria Moradell