Dar color a nuestros labios y mejillas con remolacha es muy sencillo. Si tenemos remolacha cocida, basta con impregnar un algodón, tela o gasa, en el jugo, y aplicarlo mediante toquecitos en mejillas y labios para después extender con los dedos. Aunque también podemos utilizar un pincel si lo preferimos.

Si tenemos remolacha cruda, podemos rallarla un poco y realizar el mismo procemiendo. O si tenemos una extractora de zumo, podemos utilizar también un poco del juego fresco de remolacha.

En la primera aplicación ya notaremos color en nuestras mejillas y labios, pero si queremos un color más intenso basta con repetir la operación las veces que queramos. Aquí te dejo el vídeo para que puedas comprobarlo con tus propios ojos 🙂

Con amor,

Victoria Moradell