COSMÉTICA CON PREBIÓTICOS Y PROBIÓTICOS

En nuestra piel albergan millones de bacterias que forman una capa llamada microbiota cutánea, que se encuentra en primera línea de batalla para frenar enfermedades, infecciones o inflamaciones cutáneas. Del equilibro de la macrobiota, depende que tengamos la piel sana o con problemas. Y estos problemas van desde la piel sensible hasta la dermatitis atópica o la psoriasis, pasando por piel seca, eritematosa, o envejecida prematuramente.

Prebiótico y probiótico no son lo mismo

Los prebióticos se utilizan en cosmética porque son sustancias sin vida que estimulan el crecimiento de los microorganismos ya existentes en la macrobiota. Son capaces de regenerar la flora natural que tenemos en nuestra piel para que se recupere, se equilibre y se reproduzca de manera más rápida. En el mercado existen cosméticos que incorporan estos prebióticos en su formulación.

Los probióticos son bacterias vivas, y es menos común encontrarlos en formulaciones cosméticas, ya que la mayoría de conservantes destruyen todas las bacterias ya sean buenas o malas. La excepción es el conservante comercialmente conocido como Leucidal, cuyo INCI es Leuconostoc/Radish Root Ferment Filtrate. Se trata de un conservante de origen natural, aceptado en cosmética ecológica. Es el resultado de la fermentación de rábanos por las bacterias Leuconostoc Kimchii, utilizadas tradicionalmente para hacer «Kimchi» en Korea, un tipo de col fermentada que forma parte de la dieta coreana. Es un conservante que no es irritante, por lo que resulta muy bien tolerado por todo tipo de pieles incluidas las sensibles.

Diferenciar Prebiótico de probiótico puede no resultar tarea fácil, ya que si miramos los ingredientes de cosméticos que contienen prebióticos vemos que aparecen nombres de bacterias vivas, pero en realidad no suele estar presente la bacteria, sino el activo resultante de su fermentación.

Cómo preservar nuestra microbiota cutánea en buen estado:

  1. Debemos utilizar limpiadores suaves que sean respetuosos con el pH de cada zona de la piel. Además, tener en cuenta que la higiene excesiva puede eliminar los sustratos esenciales de la macrobiota.
  2. Utilizaremos productos cosméticos acordes al pH de cada zona.
  3. No debemos abusar de perfumes con alcohol, ni excedernos de la dosis de conservantes, o de ciertos aceites esenciales, debido a su capacidad bactericida.
  4. El protector solar actúa como escudo frente al sol, debemos utilizarlo a diario.

Otros factores que desencadenan una alteración en el macrobioma:

  • Estrés
  • Contaminación ambiental
  • Mala alimentación

Ingredientes con probióticos, saludables para nuestra piel

  • El té kombucha es el producto de la fermentación del té negro por la acción de bacterias y levaduras simbióticas. De ahí su denominación INCI como Saccharomyces/Xylinum black tea ferment. Este fermentado es rico en ácidos, vitaminas B y C, enzimas y proteínas. Se toma para mejorar el estado general del organismo y para prevenir la aparición de enfermedades, a modo de un elixir de juventud. De ahí que el kombucha se conozca como “el hongo de la larga vida”. Las aplicaciones cosméticas del kombucha se centran en los preparados antienvejecimiento. Kombucha, utilizado de manera tópica, disminuye la rugosidad de la piel, y proporciona una mejora apreciable de la luminosidad y la suavidad, al mismo tiempo que combate el envejecimiento prematuro de la piel.
  • El Yogurt y el Kéfir, gracias a sus probióticos naturales, ayudan a igualar el tono, a retener la humedad, y a aumentar la producción de ceramidas. Además, iluminan la piel, evitan el acné, y se utilizan en el tratamiento de la rosácea, psoriasis y eccema.

MASCARILLAS CASERAS CON PROBIÓTICOS

Todas ellas las aplicaremos sobre el rostro limpio durante 15 minutos y después aclararemos con agua tibia. Podemos realizarlas a diario. Lo ideal es preparar poca cantidad porque las mezclas nos van a durar unos 3 días en la nevera.

Para pieles con rosácea

Mezclamos una cucharadita de yogurt con otra de miel.

Para pieles secas

Mezclamos una cucharadita de kéfir con una cucharadita de aceite de oliva virgen extra.

Para pieles grasas

Mezclamos una cucharadita de kombucha con una cucharadita de arcilla verde.

Para pieles normales/mixtas

Mezclamos una cucharadita de yogur con un trozo zumo de pepino, resultante de su ralladura y posterior extracción de jugo con ayuda de un colador o tela.

Para pieles envejecidas

Mezclamos una cucharada de kombucha con otra de arcilla blanca, y media de aceite de oliva. Removemos con una cuchara de madera.

Artículo publicado en el periódico Bio Eco Actual: https://elbotiquinnatural.com/2021/03/23/cosmetica-con-prebioticos-y-probioticos/