Los vasos sanguíneos se contraen, por eso la piel puede dañarse y volverse más pálida. Además, disminuye la irrigación, llega menos oxígeno y menos nutrientes a las células, lo que provoca que se retarde el cambio y se acumulen las células muertas, dejando nuestra piel con un aspecto opaco y grisáceo, más seca, más sensible y más tirante.

Cómo cuidar la piel para paliar sus efectos

Las zonas más sensibles a las bajas temperaturas son las mejillas, los labios, el cuello, el escote y las manos. La mejor forma de cuidarlas es adoptando una buena rutina de cuidados, preferiblemente con productos ecológicos:

  1. Es fundamental utilizar un cosmético hidratante. Este debe ser más nutritivo que el que utilizamos en meses de calor, es decir con más fase grasa, más aceites, ceras y/o mantecas, teniendo en cuenta el tipo de piel. Su objetivo principal es mantener y aumentar el nivel hídrico superficial, que en condiciones ideales es del 10-20%. Por eso hidrataremos nuestra piel como mínimo 2 veces al día, y tantas veces como necesitemos. Lo ideal es no esperar a que la piel esté tirante, sino anticiparnos, especialmente si se padece algún tipo de patología como dermatitis atópica, psoriasis o rosácea. También debemos saber que, si la piel es grasa no significa que no debamos hidratarla. Si no la cuidamos, una piel puede ser grasa y estar deshidratada al mismo tiempo.
  2. Si vamos a llevar mascarilla durante un tiempo prologado, la piel debe estar limpia e hidratada previamente, y no debemos maquillar la zona cubierta. Al quitarla, aplicaremos crema, y después, aceites o ungüentos mediante un suave masaje.
  3. Debemos utilizar limpiadores suaves, e hidratarnos siempre después de la ducha de forma inmediata, tras los primeros 5 minutos.
  4. El agua de la ducha no debe estar ni muy fría, ni muy caliente. Lo ideal es el agua tibia. Evitaremos ducharnos más de una vez al día, ya que podríamos incentivar la deshidratación cutánea. Secaremos la piel mediante toques suaves.
  5. Evitaremos lociones y perfumes que contengan alcohol.
  6. La piel de manos es muy sensible y debemos prestarle la misma atención que a la del rostro. Son dos zonas que siempre suelen estar muy expuestas, y por eso son las que más sufren. Tras lavárnoslas, debemos ponernos siempre crema hidratante, igual que tras aplicarnos gel hidroalcohólico. Siempre que notemos que hace frío en el ambiente, usaremos guantes.
  7. Mantener la humedad ambiental es muy importante. Podemos hacerlo con el uso de humidificadores, y además minimizando las fuentes de calor, como la calefacción o la chimenea, que secan el ambiente. La piel pierde agua con humedades ambientales menores del 10%. Una humedad de entre el 45-60% ayuda a su recuperación. Por este motivo, también debemos evitar el uso de la sauna, sobre todo si la piel ya presenta síntomas de deshidratación o de sensibilidad.
  8. Es importante que cuidemos nuestra alimentación, que disminuyamos la ingesta de azúcares, y moderemos el consumo de sal, así como de comidas muy condimentadas, ya que producen retención de líquidos, y éstos deberían circular para mantener la piel hidratada. Es recomendable seguir una dieta rica en frutas y verduras, alimentos que suponen un importante aporte de vitaminas que conservan la hidratación y la elasticidad de la piel: A, C y E, principalmente. Vigilaremos los niveles de minerales como el zinc, el hierro, el cobre o el calcio, cuyo déficit puede acelerar la deshidratación cutánea.
  9. Beber agua y alimentos ricos en agua. Entre el 15% y el 20% del agua de nuestro organismo se encuentra en la piel, porcentaje que con la edad va disminuyendo, ya que perdemos la capacidad para retenerla. Por ello, es fundamental hidratarnos desde dentro si queremos mantener una piel más flexible, firme y elástica. Un estudio francés demostró una mejoría en la hidratación de la piel de un 14% en un grupo de personas que bebieron 1 litro de agua mineral diario, añadido al agua que ingerían con las comidas, durante 42 días.
  10. Evitar el tabaco y alcohol.
  11. Es recomendable utilizar prendas sueltas, preferiblemente de algodón. Además, tanto el detergente como el suavizante para lo ropa deben ser suaves.

Las zonas más sensibles a las bajas temperaturas son las mejillas, los labios, el cuello, el escote y las manos

Activos recomendados para paliar los efectos del frío en la piel

Al menos alguno debería figurar dentro de la lista de ingredientes de tu crema hidratante:

  • Plantas: manzanilla, caléndula y hamamelis.
  • Activos: lanolina, urea, alfabisabolol, ácido hialurónico, glicerina, propanediol,         sorbitol, pantenol, ácido láctico, colágeno, elastina, ceramidas, escualeno, niacinamida, alfahidroxiácidos.
  • Ceras y mantecas: cacao, karité, cera de abejas.
  • Aceites vegetales: todos, y en especial borraja, onagra, rosa mosqueta y caléndula.
  • Vitaminas: C y E.
  • Aceites esenciales: cedro, nerolí, palmarosa, geranio, lavanda, incienso, mirra y sándalo.

Este artículo lo escribí para la revista del botiquín natural en Enero del 2021.

Te dejo aquí en el enlace por si quieres leer la revista completa:

https://www.elbotiquinnatural.com/wp-content/uploads/2020/12/BotiquinNatural_Enero_2021.pdf