El aceite de coco y el aceite esencial de árbol de té son dos ingredientes muy efectivos en el tratamiento de la caspa. Son antimicóticos y bactericidas. Además, mejoran la salud del cuero cabelludo para protegerlo ante adversidades.

Si el aceite de coco está frío y se encuentra en estado sólido, debemos derretirlo previamente al baño maría.

una vez líquido, añadimos por cada cucharada, 5 gotas de aceite esencial de árbol de té.

Removemos y aplicamos sobre el cuero cabelludo, realizando un suave masaje durante 2-5 minutos. Dejamos que actúe durante 20 minutos y hasta 1 hora y lavamos con nuestro champú habitual. Seguramente tendremos que lavarnos varias veces el cabello hasta que quede limpio por completo, pero merecerá la pena. Podemos realizar este tratamiento siempre que vayamos a lavarnos el cabello, hasta que tenegamos la caspa a raya.

Con amor,

Victoria