La sal está cargada de minerales que nos ayudan a relajar y a desintoxicar nuestro cuerpo.

Una de las mejores sinergias aromáticas para conseguir un buen descanso es la mezcla de naranjas dulces y lavanda. El aceite esencial de naranja se obtiene de la presión en frío de la cáscara de ésta fruta, así que una buena manera de beneficiarnos de todas sus propiedades es rallar su cáscara y dejar que las sales absorban su aroma.

¡Veamos el vídeo de la receta!

INGREDIENTES:

  • 5 cucharadas de sal gruesa
  • La ralladura de una naranja
  • 40 gotas de aceite esencial de lavanda

PROCEDIMIENTO:

Mezclar todos los ingredientes y ponerlos en un bote hermético.
Éstas sales duran unos 15 días, es mejor si las conservamos en la nevera.